Ganadería ecológica

CONCLUSIONES

 

El pasado 6 de abril se ha celebrado en la sede del INIA (Madrid), el XXXIX foro de colaboración público-privada, dirigido a la ganadería ecológica. La jornada se ha organizado con la colaboración de la “Sociedad Española de Agricultura Ecológica” (SEAE), y la participación de la Red Agriecol (Red de Investigación en Agricultura, Ganadería y Selvicultura Ecológica).

Como en anteriores ocasiones, el foro ha ofrecido un punto de encuentro y debate entre administraciones, investigadores, empresas y otros actores sociales que desarrollan su actividad en torno a la ganadería ecológica, con el fin último de impulsar la colaboración y la participación en proyectos conjuntos y así fomentar la investigación y la innovación tecnológica en el sector agroalimentario español.

Se ha contado con la intervención de más de 30 ponentes, que han analizado las necesidades de investigación, los retos y las oportunidades que ofrece la ganadería ecológica como sistema productivo de calidad diferenciada, con un importante valor añadido, una demanda en ascenso y gran potencial de crecimiento.

A lo largo del encuentro, se ha evidenciado el interés que presenta este sistema de producción en la sociedad; han asistido representantes de los distintos eslabones de la cadena de producción (empresas de alimentación animal, sectores ganaderos, industria alimentaria, comercialización) así como asociaciones agrarias, organizaciones de consumidores, organizaciones no gubernamentales, y administraciones públicas. Estos sistemas son un claro exponente de las producciones medioambientalmente sostenibles, que ofrecen alternativas a importantes retos que nuestra sociedad plantea a la ganadería actual: aprovechamiento de los recursos locales, extensificación, conservación de los ecosistemas y de la biodiversidad, calidad de los productos, cercanía de la producción.

La ganadería ecológica es pionera y ofrece un referente para importantes desafíos globales, que van desde el uso de fertilizantes orgánicos y la conservación de los suelos hasta las alternativas al uso de antibióticos, cuestión que hoy se presenta como una de las grandes preocupaciones para la sanidad animal y la salud pública en Europa.

La jornada se ha estructurado en torno a cuatro sesiones: alimentación animal, sanidad y manejo, calidad, y economía y sostenibilidad.

La alimentación de los animales constituye sin duda un elemento fundamental, que se sitúa en la base de la ganadería ecológica y que al mismo tiempo se presenta como un factor limitante en el desarrollo y crecimiento de este modelo productivo, condicionando la viabilidad económica de las explotaciones. En este ámbito, las líneas de investigación se orientan a los desafíos que supone la producción de pastos, forrajes y piensos dirigidos a los animales que producen bajo la denominación “ecológico”, incluyendo: el uso de abonado orgánico para la fertilización de los suelos, el aprovechamiento de pastos y las posibilidades de reducción del uso de concentrados, estrategias de conversión de parcelas de cultivo convencional a ecológico para alimentación animal, herramientas de valoración nutricional en animales en producción ecológica, posibilidades del uso de subproductos de la industria agroalimentaria en alimentación animal así como limitaciones en el aporte de vitaminas en piensos ecológicos.

Se ha destacado la importancia del equilibrio nutricional en las raciones y la necesidad de buscar fuentes proteicas alternativas a la soja para alimentación animal, que proporcionen todos los aminoácidos esenciales necesarios para los animales de producción.

En un segundo bloque, se ha abordado la necesidad de planes holísticos de sanidad y manejo en las distintas etapas del ciclo productivo del ganado en sistemas ecológicos. El desarrollo de métodos de control y prevención frente a las enfermedades animales, es otro de los grandes retos de la ganadería ecológica; durante la jornada se han presentado estudios disponibles para la selección de productos alternativos al uso de antibióticos, así como resultados relativos al uso de hongos en el control de parásitos. Como alternativas a los tratamientos hormonales, se han analizado las posibilidades que ofrece la presencia de machos activados mediante la regulación del fotoperiodo para un manejo reproductivo sostenible en ovino, o los beneficios de la monitorización ecográfica del ciclo estral para mantener un ritmo de gestación sostenible en vacuno de leche.

En cuanto a los aspectos relativos a la calidad, se han presentado trabajos de investigación que abordan la identificación de índices para la tipificación de productos animales en función del sistema de producción, así como resultados de estudios de calidad llevados a cabo en diferentes modelos ecológicos (carne, leche, huevos), señalándose variaciones según el sistema de alimentación. Es necesario abundar en la realización de estudios comparativos de calidad y composición de la carne en función del manejo en alimentación (ecológico de pastos, vs ecológico con concentrado vs convencional). Asimismo, el factor racial se ha identificado como un factor de calidad determinante de este tipo de ganadería, muy vinculada a las razas autóctonas.

La falta de rentabilidad, debido a las dificultades técnicas, administrativas, comerciales y tecnológicas, se ha apuntado como elemento limitante del desarrollo de la ganadería ecológica en España. Desde el punto de vista de la economía y la sostenibilidad, se ha resaltado la importancia del empleo de indicadores económicos, sociales y ambientales, para la puesta en valor del sistema. Se ha destacado la importante función de este modelo en el mantenimiento de ecosistemas mediterráneos, en particular la dehesa. Se ha insistido también en la necesidad de trasladar a los productos ecológicos el valor añadido que genera el sistema de producción, valorizando y cuantificando las externalidades positivas: valores medioambientales, servicios ecosistémicos, conservación de la biodiversidad y de las razas autóctonas, uso eficiente de recursos y bienestar animal, subrayando las posibilidades de mercado existentes para los productos de calidad claramente diferenciada.

Además de lo indicado anteriormente, entre las necesidades del sector de la ganadería ecológica se ha señalado también: falta de mataderos ecológicos certificados cercanos a las zonas de producción, necesidad de mejorar la comercialización y distribución, sobre todo en canales cortos, mejorar la comunicación y el seguimiento de los planes de actuación, realizar estudios socio-económicos para mejorar y potenciar la cadena alimentaria ecológica, llevar a cabo estudios de emisiones de gases de efecto invernadero y balance de CO2 en ganadería ecológica.

A lo largo de la jornada ha quedado patente que la ganadería ecológica ofrece importantes oportunidades de desarrollo, desde su compromiso con el valor de la tierra, la tradición, el respeto a los animales y el mantenimiento de los ecosistemas.

Madrid, 12 de abril de 2016